"Farenheit 451" de Ray Bradbury

Este es el segundo libro de ciencia ficción que se coloca en este blog; si se dan cuenta, los libros que se han puesto hasta ahora han sido de fantasía, suspenso, y terror; y una que otra obra de literatura mexicana, pero solo he colocado un libro de ciencia ficción. Bueno, pues ahora va el segundo. Este se llama "Farenheit 451", y es una de los clásicos de la ciencia ficción; algo así como el Quijote de la Mancha de la ciencia ficción.

El autor es uno de los siete mejores escritores de ciencia ficción, entre los que se encuentran Issac Asimov, H.G. Wells, Julio Verne y otros. Algunas personas dicen que este escritor es mas bien un escritor de fantasía, y que Farenheit 451 es su única obra de ciencia ficción; pero se ve que esa es gente que no investiga nada, pues si nos ponemos a ver la bibliografía de Ray Bradbury, nos daremos cuenta de que es un escritor de ciencia ficción "dura", y no de simple fantasía. Entre sus obras más destacadas se encuentran "Crónicas Marcianas", "El hombre ilustrado", "El convector Toynbee", "Las Doradas Manzanas del Sol", entre otras. Ah, y por su puesto, la novela distópica "Farenheit 451".

Ahora, sobre el libro. Les digo que es una novela distópica, pues porque las distopías son historias en las que las situaciones sociales y políticas y demás, están muy alejadas de lo que se consideraría una sociedad "ideal". También es llamada "anti-utopía", o "utopía perversa", y se usa para describir sociedades ficticas, en futuros recientes, y que describe un final apocalíptico.

Ahora, la situación social de la historia. La situación es que en ese futuro que nos muestra el libro, están prohibidos los libros, porque según, los libros hacen pensar a uno, y como hacen pensar a uno, pues uno se da cuenta de que el mundo es una mierda y te pones enojado, triste, melancólico, y demás sentimientos de ansiedad. Pero en ese país, hay que ser "feliz" a la de a fuerzas.

Bueno, pero, ¿cómo le hacen para desaparecer todos los libros del país? Pues es simple. Los bomberos que hoy en día apagan incendios, son utilizados para realizar lo contrario; ellos inician los incendios, pues los inician en lugares donde hay libros, como las bibliotecas; las cuales, en ese mundo ficticio, ya casi no existen, pues eso de quemar libros se ha hecho desde Benjamin Franklin, el cuál fue el primer bombero que realizaba esas acciones.

La historia cuenta la vida de uno de esos bomberos, llamado Guy Montag. Él, como cualquier otro bombero, disfruta ver los libros hacerse cenizas. Pero un día, entabla una conversación con una chica de 17 años, la cual le comienza a hacer preguntas algo extrañas para él. Le pregunta si es feliz, le pregunta si está enamorado, y le pregunta si alguna vez lee los libros que quema. Es después de las conversaciónes en las que Montag se da cuenta de que no es feliz realmente, y que nadie lo es, y que la supuesta felicidad que todos tienen, solo es una manipulación del gobierno y que jamás se sabrá la verdadera felicidad.

Un día, Montag va en una misión de quemar libros. Encuentran una biblioteca que es propiedad de una anciana. La anciana, extrañamente, no sale del lugar, e incluso, ella es la que inicia el incendio; lo que hace que Montag comienze a creer que lo que esos literatos protegen algo demasiado importante como para dar la vida por ello.

Montag recuerda a un anciano con el que habló en el parque, y que parecía que llevaba un libro bajo el brazo. Montag busca a ese anciano y comienzan a trazar un plan para una revolución. En una de sus conversaciones, Montag comienza a creer que la verdadera felicidad se encuentra plasmada en los pensamientos escritos en los libros, pero el anciano, que se llama Faber, le dice que la felicidad no se encuentra ahí, que los libros solo eran para enseñarnos las cosas sobre la vida y anotar cosas que se nos pudieran olvidar. La verdadera felicidad está realmente en apreciar la vida y lo que nos rodea, no verlo desde un punto superficial, sino analizarlo desde un punto más filosófico, más abstracto; hay que pensarlo. Pero en el mundo hay cosas malas y los superiores no quieren que se vena las cosas malas, así que no quieren que pensemos, y entonces destruyen los libros y se evitan los pensamientos. En el mundo se comienza a aumentar los trabajos, y la gente ve más televisión, y así las personas tienen la sensación de que piensa, aunque no es así. (Ahí esta una prueba que la televisión-basura destruye el cerebro).

No les contaré más, la cosa es que tienen que leer el libro. Es un libro de esos que nos enseñan a ver las cosas desde otra perspectiva. Para que lo veas, una vez que leas el libro, ve a tu alrededor y te darás cuenta de que este libro se está convirtiendo en una realidad; las personas solo se preocupan por trabajar y tienen la sensación de que piensa, aunque no es así; las personas son más superficiales, y no piensan más que en su imagen, solo piensan en peinarse; parece que muchas personas son metrosexuales, y no se dan cuenta de ello.

La edición que yo compré es una publicada por la Random House Mondadori, bajo el sello "DeBolsillo", y contiene 175 páginas. Recuerden que la ficción se convierte en realidad.

0 comentarios: